© 2018 by Ceder La Serena

LA SERENA PAISAJE CULTURAL. RECORRIDO HISTÓRICO

NEOLITICO, CALCOLITICO, BRONCE Y ORIENTALIZANTE

Prehistoria y protohistoria

Los inicios del cambio paisajístico en La Serena se inician en el periodo neolítico en lo que se ha dado a conocer como “revolución neolítica” por la cual el hombre empieza un proceso de sedentarización vinculado a la domesticación de plantas y animales: la agricultura y ganadería como elementos definidores de este proceso.

De este periodo destaca el excelente menhir actualmente expuesto en el Museo del Granito de Quintana de la Serena.

El calcolítico o Edad del Cobre supone el inicio del control de la metalurgia  y muestra en la comarca una variada ocupación atestiguada por poblados en alto como el cerro de Valdevíbora en Quintana de la Serena, una amplia presencia megalítica  destacando muy especialmente el dolmen de Magacela y el de Sierra Gorda, este último en Valle de la Serena, así como la presencia de actividades mineras como demuestra el yacimiento de “Martín Pérez” también en Valle de la Serena.

Menhir

Dolmen del Valle de la Serena

Pintura calcolítica de Helechal

Por su parte la Edad del Bronce ofrece una interesante necrópolis en el Ejido de Esparragosa de la Serena y un amplio muestrario de estelas de carácter funerario datadas entre los siglos X-VIII antes de Cristo. 

La protohistoria comarcal acoge dos de los exponentes más importantes de la arqueología nacional como son el santuario tartésico de Cancho Roano (Zalamea de la Serena) y el también yacimiento tartésico de La Mata (Campanario), datados entre los siglos VI-IV antes de Cristo, periodo en el cual se inicia la concreción de los espacios adehesados partiendo del bosque primigenio de encinar, procediendo a su aclarado para conseguir un mejor manejo de la explotación agropecuaria. Yacimientos que vinculan directamente con la cultura orientalizante, entendiendo el mundo tartésico como la confluencia del mundo indígena de suroeste peninsular con la colonización fenicia que tiene lugar en esta época en las costas del sur peninsular.

Estela (Edad del Bronce)

Dolmen de Magacela

Yacimiento tartésico de la Mata

Cancho Roano

LA ROMANIZACIÓN

El proceso de romanización va a suponer un importante cambio en el proceso de modificación paisajística en La Serena, todo ello relacionado con las explotaciones mineras de esta época y que marcan el inicio del proceso desforestador de la zona norte de la comarca.

Romanización iniciada en las primeras décadas del siglo I antes de Cristo durante las conocidas como Guerras Sertorianas con la creación de una serie de fortalezas de control militar dirigidas a la protección mineras y de vías de comunicación, sobresaliendo muy especialmente entre estas fortalezas el recinto fortificado de Hijovejo en Quintana de la Serena.

La huella romana se acentúa con el municipium de Iulipa (Zalamea de la Serena) que acoge el monumental dystilo conmemorativo dedicado al emperador Trajano y construido en el año 102 después de Cristo. Todo ello con un fuerte proceso romanizador con amplia presencia de villae romanas distribuidas en todo el contexto comarcal, y a lo cual ayudó que el Iter ab Emerita Cordubam, calzada que unía dos capitales de provincia  como eran Emerita Augusta (Mérida) y Corduba (Córdoba) pasara por la comarca.

Huella romana visible en las termas de la Nava (Cabeza del Buey) o en la amplia dispersión de lagares y prensas olearias que corrobora la descripción del historiador romano Plinio cuando se refería a estas tierras diciendo que eran grandes productoras de aceite y vino. 

Sin olvidar la huella inmaterial que ha trascendido a través de leyendas y mitos que perduran.

Picos mineros

Fortaleza romana de Hijoviejo

Dystilo

Prensa olearia

Medievo, moderno y contemporáneo

El inicio del periodo medieval está marcado por una más que significativa presencia visigoda en La Serena, mayor de lo que inicialmente se creía, atestiguado por yacimientos arqueológicos constatados en los últimos años y por topónimos tan sugerentes como el nombre de un hijo del rey godo Witiza, y localizado en el entorno de Cabeza del Buey.

 

Del periodo musulmán aparece una importante huella que denota el papel que desempeñó La Serena, destacando sobremanera Umm Gazzala , la actual Magacela, con la importante remodelación en periodo almohade que hace el califa Abu Yaqub Yusuf en la fortificación de su castillo.

 

Benquerencia de la Serena y Capilla muestran sus castillos erigidos en época musulmana, y sigue quedando la duda de la localización de Miknasa Al Asnam, descrita por el geógrafo árabe Al Idrisi, aunque todo hace apuntar a que se trate de Zalamea de la Serena.

Iniciado el proceso de Reconquista en tiempos de Fernando III El Santo con la toma de Magacela en el año 1234, proceso llevado a cabo por las Ordenes Militares de Alcántara y el Temple, siendo la primera la que a la postre será la gran configuradora del espacio actual de la comarca, dotándola de una identidad comarcal propia. Es patente la huella de la Orden Militar de Alcántara en la práctica totalidad de La Serena.

 

Por su parte, la Orden del Temple tuvo un recorrido más corto en la comarca, producto de los hechos que sacudieron a dicha orden en el siglo XIV y la llevaron casi a su práctica desaparición, quedando la huella de la ermita de Belén y el castillo de Almorchón, ambos de origen templario.

Castillo de Magacela

Castillo de Benquerencia

Castillo de Almorchón

Castillo de Benquerencia

Castillo de Capilla

Castillo de Orellana la Vieja

A partir de 1250 se produce un hito importante en el desarrollo paisajístico de la comarca, con la creación en el año 1250 de La Mesta, en tiempos del rey Alfonso X El Sabio, con el objetivo de organizar la trashumancia de oveja, transformándose La Serena en una de las grandes zonas de invernadas a nivel nacional, incidiendo en el paisaje así como en la interacción cultural de las gentes procedentes del norte castellano.

 

EDAD MODERNA

La entrada de La Serena en el denominado periodo moderno a finales del siglo XV e inicios del XVI viene definido por la presencia de personajes relevantes que representan además los principios y valores del nuevo tiempo denominado “Renacimiento”, con la figura de D. Juan de Zúñiga, último Maestre de la Orden Militar de Alcántara y también Arzobispo de Sevilla, que construyó su palacio en Zalamea de la Serena y rodeándose de una corte de eruditos, entre los cuales destaca el gramático Elio Antonio de Nebrija que compuso la primera gramática de la lengua española en Zalamea de la Serena en el año 1492.

Castillo de Zalamea

Capilla del Cristo de la Quinta Angustia

Castillo de Capilla

Capilla del Cristo (Cúpula)

Ermita de Belén (Cúpula)

Ermita de Belén

Castillo de Benquerencia

Ermita de la Antigua

Ermita de Piedraescrita

Ntra. Sra. de la Armentera

EDAD CONTEMPORÁNEA

De época contemporánea destacan los avatares que tuvieron lugar durante la Guerra Civil con la conocida como Bolsa de la Serena, de octubre de 1936 a julio de 1938, con un importante legado de arquitectura militar de esta época, transformado hoy día en un auténtico lugar de memoria.

 

A ello añadir las singularidades paisajísticas de esta época como son el paisaje del poblado ferroviario de Almorchón y el regadío y la arquitectura de poblado de colonización de Docenario (Zalamea de la Serena).

Búnker Guerra Civil